Primaria en Cataluña: Suspenso no es 0, sino un ‘no logrado’

  • Los resultados pasarán a medirse por la consecución de competencias: logro excelente, notable, satisfactorio o no logrado

     

    El cambio de paradigma en el sistema educativo —la vuelta de tuerca hacia el aprendizaje por competencias— ha obligado a la Generalitat a adaptar los sistemas de evaluación tradicionales. Si no se aprende igual tampoco se puede evaluar igual. Así, los resultados, que hasta ahora se expresaban numéricamente, pasarán a medirse por la consecución de competencias: logro excelente, notable, satisfactorio o no logrado. El Consejo Ejecutivo del Gobierno catalán ha dado luz verde a los nuevos sistemas de evaluación anunciados el pasado diciembre y ya en marcha en algunos centros escolares. En junio, ya todos los colegios terminarán el curso evaluando con el nuevo sistema a todos los cursos de primaria.

     

    "El nuevo modelo pone énfasis en la evaluación formativa que identifica las dificultades a lo largo del proceso educativo", ha dicho la consejera de Enseñanza, Meritxell Ruiz, este martes. El nuevo sistema de evaluación, asegura el Departamento, "da respuesta al cambio en la manera de aprender, que ahora se hace en función de las competencias, es decir, conceptos, destrezas, habilidades y capacidades". Así, en vez de asignaturas, la evaluación se realizará sobre el nivel de logros de competencias de seis ámbitos: lingüístico (catalán, castellano y lengua extranjera), matemático, conocimiento del medio, artístico (educación plástica, musical y danza), educación física y educación en valores. Al final de cada ciclo, además, se miraran las competencias adquiridas en tres áreas transversales: el ámbito digital, el de aprender a aprender y el de autonomía, iniciativa personal y emprendimiento.

     

    "Este curso la evaluación de los alumnos de primera será continua y global, preverá la observación sistemática de consecución de los objetivos educativos, integrará las valoraciones de todos los ámbitos, tendrá una visión globalizada  del proceso de aprendizaje a lo largo de la etapa y se centrará en el desarrollo y la consolidación de las competencias básicas", señala el Departamento. Por ejemplo, en competencias matemáticas, se agruparán cuatro dimensiones evaluables: a saber, resolución de problemas, razonamiento y prueba, conexiones y comunicación y representación. En cualquiera de las áreas del ámbito lingüístico se evaluará el grado de consecución en comunicación oral, lectora, escrita, literatura y plurilingüismo e interculturalidad.

     

    Para pasar de curso, los alumnos deberán haber adquirido las competencias de los aprendizajes correspondientes o, siempre bajo la decisión del equipo docente, podrán pasar de curso si los profesores consideran que puede promocionar con los apoyos necesarios.

     

    Plan individualizado

    Los alumnos que tengan un plan individualizado, el Departamento permitirá que se modifiquen los criterios de evaluación. "En el plan individualizado se ha de identificar, como mínimo, los ámbitos o áreas para los que se utilizarán estos criterios de evaluación inferiores o superiores al nivel correspondiente como referentes para la evaluación del alumno, y estos se tienen que especificar", dice Enseñanza.

     

    Tanto el centro educativo como los padres tendrán un historial académico de primaria, un informe oficial donde se explicita el logro de las competencias. El colegio tendrá también otros documentos oficiales de evaluación, como el expediente académico del alumno, el acta de evaluación con los resultados académicos de toda la clase, un informe individualizado del final de etapa de educación académica y, en caso de traslado de centro durante el curso, la escuela hará un informe persona "para la adecuada continuidad del proceso de aprendizaje".

     

    El País