Cómo forman las nuevas élites las escuelas de prestigio

  • David Cameron, Boris Johnson, el príncipe Harry, el príncipe William, los actores Eddie Redmayne, Dominic West, Hugh Laurie y Tom Hiddleston, John Maynard Keynes, George Orwell, Guy Burgess y otros 18 primeros ministros británicos. Todos ellos pasaron por las aulas de Eton, el internado privado de más rancio abolengo de Inglaterra, a un tiro de piedra de Windsor y relativamente cercano a Londres. Durante más de cinco siglos, Eton College fue el lugar donde había que enviar a tus hijos si querías que su siguiente paso se diese en Oxbridge (Oxford y Cambridge). En definitiva, era una fábrica de políticos, banqueros, arzobispos, actores de primera fila y figuras del mundo de arte.

     

    La cosa es muy distinta ahora, gracias a lo cual y máxima lampedusiana mediante, todo sigue siendo igual. Un reportaje publicado en el último número de 'The Economist' resulta tremendamente revelador de los cambios que este centro ha experimentado durante las últimas décadas, acorde con el ritmo de la sociedad inglesa, y que ha provocado que una élite deje lugar a otra. Ya no se trata de los viejos OE ('old etonians') que pertenecían a la aristocracia y que garantizaban que sus hijos siguiesen sus pasos en las aulas del internado, sino los nuevos ricos que han ocupado su lugar. Eso sí, tan solo hombres puesto que las chicas siguen teniendo vetado su acceso al colegio.

     

    "La escuela tiene como objetivo educar a la élite, como siempre ha hecho, pero se ha transformado con el objetivo de acomodar a una nueva élite definida por el dinero, su cerebro y la ambición, no el pedigrí, los títulos y sus tierras", explica el periodista Christopher De Bellaigue, que estudió en el centro durante la segunda mitad de los ochenta. Desde entonces han cambiado multitud de cosas, pero a simple vista todo sigue igual, con la única diferencia de que hay un poco más de diversidad racial en sus aulas. Todo ello a pesar de los esfuerzos de sus dos últimos directores, Tony Little y Simon Henderson, por convertir Eton en lo que nadie pensó nunca que podría ser: un agente de movilidad social en el cual pudiese estudiar "un niño pobre de una escuela pública del norte o de un centro privado del sur".

     

    Adiós aristocracia, hola riqueza líquida

     

    Los datos hablan y nos dicen mucho de cuál va a ser el futuro de las grandes universidades. En 1960 los padres del 60% de los alumnos de Eton habían estudiado en el colegio. En 1994 el porcentaje descendía hasta el 33% y actualmente se encuentra en un 20%. Es, en apariencia, el resultado de un proceso por el cual la sociedad británica empujó a que el centro ayudase a los jóvenes brillantes de entornos más desfavorecidos a estudiar en él, algo que ocurrió especialmente a partir de 1990, cuando desapareció la Lista de Eton, donde los antiguos alumnos apuntaban a sus hijos para estudiar en el colegio cuando fuesen mayores.

     

    Desde entonces y a pesar de que el precio de la matrícula ha aumentado a unas 34.000 libras al año (también lo han hecho las ayudas a los estudiantes), el criterio de entrada ha sido el rendimiento académico y las pruebas realizadas por el centro, cada vez más complicadas. Cada año unos 1.500 estudiantes aspiran a ocupar las 260 plazas ofertadas. Sin embargo, este cambio del criterio de admisión no ha provocado que la configuración del centro refleje exactamente la de la pirámide social británica (obviamente), sino más bien que una élite haya sido sustituida por otra. En primer lugar, porque Eton arrastraba una imagen muy particular y negativa tanto entre la izquierda como en las capas inferiores de la sociedad inglesa.

     

    La diferencia fundamental es que en las últimas décadas una nueva élite de alumnos ha irrumpido en las aulas de Eton, a la par que lo hacían en la economía global. Ya no se trata de una cuestión de pobres contra ricos sino de pobres contra dos clases de ricos, la nueva élite y la vieja élite "descendiente de las clases altas eduardianas". Pero la diferencia sustancial es que esta nueva clase global de primer nivel "está probablemente mejor situada para preservarse a sí misma que la vieja".

     

    ¿Cómo se ha producido esa sustitución de una élite por otra? Básicamente a través de una cada vez más dura competición. Como explica De Bellaguie, "la batalla para entrar en Eton es el primer intercambio en una relación entre padres, niños y el colegio que está caracterizada por las altas expectativas". En esa lucha por hacerse con uno de los contados puestos, los padres ricos "quieren que sus hijos florezcan y vayan a una universidad excelente, preferiblemente Oxford o Cambridge". Son los que van a gastar su dinero en las matrículas. Por otra parte, los jóvenes becados que tienen que demostrar que son merecedores de ese dinero. Y, al fondo del todo, la vieja aristocracia rezando para que las matrículas no se encarezcan aún más.

     

    Guerra de élites

     

    Lo que ha ocurrido en Eton es una ilustración de la guerra que en las últimas décadas se ha librado a un nivel más global entre la vieja élite y la nueva, surgida bajo el amparo de la supuesta meritocracia. En realidad, como sugiere el reportaje, un disfraz para ocultar la realidad que antes era evidente y que ahora se camufla: que los ricos siguen perpetuando a los ricos en las posiciones de poder a través de muy diferentes mecanismos. Como señala el periodista, muchos padres invierten grandes cantidades de dinero para "preparar a sus hijos sin clemencia, contratando tutores, obligando a los niños a realizar incontables test de razonamiento verbal y no verbal y enviándolos a clases de oratoria para que aprendan a ser empáticos y chispeantes". Un factor que los diferencia de esos otros niños de las clases bajas que no tienen dichas posibilidades.

     

    "Un pequeño número de etonianos son pobres, algunos viven modestamente bien, pero la mayoría son tremendamente ricos según los estándares de la mayor parte del mundo", explica el reportaje. "Una de las consecuencias de la transformación de Eton es garantizar que los hijos de los muy ricos sigan siéndolo". En parte por los mismos y tradicionales mecanismos de perpetuación: "Cuanto más te acercas a la gente poderosa y exitosa, más fácil es que te conviertas en uno", como ocurrió a Cameron y Johnson, compañeros en el centro.

     

    Pero también se debe al replanteamiento que este colegio de élite ha hecho de su programa educativo. "En los años cincuenta, era haber estado en Eton más que la educación que recibiste ahí lo que te preparaba para el éxito", recuerda De Bellaguie. "Ahora es verdad lo opuesto. Los profesores son soberbios, las instalaciones no tienen igual, los resultados son impresionantes". Cultura del esfuerzo, actividades extraescolares, ética de trabajo son algunas de las cualidades que se intentan transmitir a los alumnos. De ahí que después de todos los cambios Eton siga siendo siglos más tarde "uno de los mejores empujones que el dinero (o tu cerebro, o tu ambición) puede darte".

     

    HG Barnés, en El Confidencial